Follow by Email

jueves, 11 de enero de 2018

La chirigota de Burgos. 2º año (y último)

 "Los no aptos" en mi tele

 "La familia verdugo"


Francisco Javier Gómez Izquierdo

       En Cádiz ya es Carnaval. En Cádiz todo el año es carnaval, pero este 18 que nos trae marzales las Pascuas, los fervientes devotos del Falla ya están revolucionados. Mi chico, uno de esos acérrimos gaditanos de la diáspora que asisten al concurso de agrupaciones como si fuera novena del siglo pasado en monasterio abulense nos intimida al anochecer trajinando con el televisor para buscar la Onda Cádiz y a un servidor le quitó ayer de ver la Copa del Numancia porque salía la chirigota que el año pasado perdió un traje.

      Mi chico ha conseguido entrada ¡qué fatigas por internet en el intento! para las preliminares de Subiela el domingo 14 y las de Juan Carlos Aragón el día 22, por lo que está de un eufórico subido. El año pasado acertó en estas eliminatorias porque coincidió con la comparsa de Bienvenido, luego campeona, y con el cachondeo, por la novedad, que se montó en el Falla a costa de la chirigota de Burgos. Mi chico en el Falla, donde a veces le entrevistan por su rareza de piojo verde, dice que de Burgos es su padre, o sea un servidor, y que si por él fuera, insospechado purista, bajaría el telón ante el atrevimiento profanador de mis paisanos que se juntan a ensayar en Gamonal, muy cerca del piso familiar. Mi chico y los talibanes del Falla dicen que no, que ensaya cada uno desde su casa y que si se armaron de paciencia y benevolencia para disculpar la osadía del año pasado, lo de anoche no tiene perdón y que urge un decreto ley para prohibir pasar  por Puerta Tierra a los nacidos en Burgos. ¡Miedo me da ir el sábado, que voy a ir, a Cádiz!

      El aire y la sal del Carnaval no tienen nada que ver con el frío Norte y el helado Arlanzón y reconozco que me dio pena asistir al escarnio público de los burgaleses, con cantos desde las localidades que iban del “campeones, campeones” histriónico al “Adiós para siempre adiós” en un tono de cruel autoridad. El remate del despropósito llegó cuando en la entrevista tras bajar del escenario, un miembro del grupo manifestó que no se había entendido su esfuerzo y que le había parecido que no habían conectado con el público, pero que “bueno, un saludo para Palacios de la Sierra”. ¡Palacios, donde tanto ha disfrutado un servidor por Santiago! De lo que los túiteres esos soltaron, mejor no digo nada, pero mi chico estuvo riéndose sin parar hasta que me metí en la piltra abucharado. Busquen y vean. “¿Pero no estaba cerrado Burgos por la nieve?”. Todo en ese plan.
     
Otra chirigota a la que no se ha entendido es la de “La familia Verdugo” el martes, primer día de concurso, pero la incomprensión viene de Cataluña, terreno que no cuenta en el difícil arte de comprender el humor inteligente. ¡Se han molestado los nacionalistas porque unos chiclaneros tomen a broma a Puigdemont! ¿Y que esperan estas gentes por Carnaval?
     
En fin, el acontecimiento anual de Cádiz, acaba de comenzar.