Follow by Email

lunes, 13 de noviembre de 2017

La Segunda B del Recre, por ejemplo

Ángel López, nuevo entrenador del Recre

Francisco Javier Gómez Izquierdo

       Para acostumbrar el cuerpo a ese infierno de la 2ªB por el que nos precipita el amo del Córdoba me acerqué ayer a ver a los nenes del filial (los nenes del filial son promesas veinteañeras de diversas geografías con las que barajan su fortuna modernos mercaderes de hombres) que jugaban contra el club mas antiguo de España. El Recreativo de Huelva.

      El Recre, el Rácing, el Murcia, el BURGOS, y si no lo remedia un milagro, mañana el Córdoba, son clubes a los que da cosa verlos en lo que llaman la categoría de bronce contra el Atlético Sanluqueño, Izarra, Coruxo, Lorca B... dicho sea con perdón. El fútbol en 2ªB, si se exceptúa el que intentan los filiales de los cuatro equipos grandes, se juega como entre la niebla. Con mucho choque, mucha mala idea, muchos veteranos de vuelta y muchas posibilidades para los tramposos. El espectador escucha todo: lo que dicen los entrenadores, los jugadores e incluso el árbitro y según vaya el partido una frase tonta se puede tomar a risa o prepararse un Cafarnaún, que diría el gran Josep Pla, morrocotudo. No les digo nada de la que se organiza en la grada cuando un familiar quiere vengar el insulto o un simple menosprecio al pariente futbolista.
      
En 2ªB, a veces el espectador participa en el partido y hasta puede llegar a ser protagonista sin comerlo ni beberlo. En Puerto Real, ante el Portuense, viví hace años un episodio que para mí queda como quedará para un “choquero” ayer en El Arcángel el justificado cabreo de tener que pagar entrada por una niña de cinco años a la que había traído de excursión a Córdoba para pasar un día agradable. El amo del Córdoba obliga a pagar a estas criaturas la misma cantidad que a los padres. No contempla la entrada infantil y a los desplazados los ubica en una esquina de la tribuna alta dejando el resto vacío, obligando a los abonados del Córdoba a ocupar la tribuna baja y sentarnos donde mejor nos parezca. Nos sobra sitio, todo sea dicho, porque al Filial vamos a verlo cuatro pelagatos.

     Muchas de las características de la 2ªB las trajo el Recre, que por cierto lleva errática la temporada. Futbolistas de vuelta: curioso el caso de Núñez (38 años), campeón de Europa con el Liverpool y que empatara un partido que tenía perdido el Madrid en Villarreal después de que Queiroz le preguntara antes de salir que de qué jugaba. Jonathan Vila, Iván Malón, Carlos Calvo... no son quintos suyos pero casi...; un entrenador joven,  Ángel López (sustituto de Javi Casquero)  de la escuela de Bilardo, que tiene aleccionada a la plantilla para perder tiempo con el marcador a favor fingiendo terribles dolores revolcándose en el césped; una bronca a tiempo para cortar ritmo al rival; centrocampistas que chocan sin motivo; defensas que descienden de segadores y en fin... A falta de cinco minutos el entrenador del Recre desencadenó un follón en el que participaron de primeras cinco jugadores, a los pocos segundos los veintidós, luego los banquillos y delegados y por fin toda la tribuna entendió que tenía derecho a señalar al culpable. El míster onubense estuvo en la esquina del área de banquillos sin participar en el lío. Acabó expulsado, pero me malicio que era lo que buscaba. Ángel López es joven, pero hará carrera. De momento y en dos partidos se ha ganado a sus aficionados.

     ¡Ah, de fútbol, nada de nada! Algo de Núñez y un poquito del inquieto Sebas Moyano, un chico nuestro que tiene un contrato extravagante por el que no puede promocionar.