Follow by Email

sábado, 11 de noviembre de 2017

Hundidos en la miseria

Mi Osasuna:
Roberto, Unzúe, Vicuña, Ziganda, De Luis, Rípodas y Pepín. En medio: Goiko,
 Martín González, Robinson, Iñaki Ibáñez, Castañeda y Bustingorri
Debajo: Lecumberri, Sabido, Nartin Monreal, Sola, Pérez Benegas, Sarabia y Sammy Le
 El entrenador Pedro MariZabalza
¡Tiempos aquellos!


Francisco Javier Gómez Izquierdo


           Un servidor es aficionado al fútbol. Muy aficionado. De ese tipo de aficionados a los que pese a su veteranía no se les agota la infantil esperanza de una próxima reacción de su equipo. Padecí las desapariciones del Burgos, el declive de Osasuna y Real Sociedad y noto que no estoy preparado para regresar a la oscuridad de la 2ªB con el Córdoba. Anoche salí de El Arcángel desolado con una sensación de absoluta impotencia y con la certeza de que al menos 20  equipos de Segunda son mejores que el Córdoba.

        La gangrena homicida de mi equipo no es achacable a entrenadores, a pesar de que ayer me pareció que Juan Merino planteó el partido desde un  insólito desquiciamiento. Ni de futbolistas. Los futbolistas serían de nivel medio en Segunda B, excepto el portero Kieszeck, el medio centro Aguza y el interior Javi Lara. El amo del Córdoba ha exigido a los entrenadores Carrión y Merino milagros tan imposibles que me da la impresión que  les ha ocasionado a ambos una pérdida de salud y equilibrio mentales harto evidentes.

      La alineación ayer ante Osasuna quizás se pueda explicar, pero es imposible que sea entendible.  Estoy seguro de que ni los especialistas saben cómo catalogar al alto medio Vallejo, casi debutante, de central. El entrenador Merino, al que le he perdido la fe, sigue cabezota con sus dos delanteros, que le han dado un gol de penalty, y empecinado en no contar con Javi Lara, el único jugador de la plantilla capaz de poner el balón donde apunta. Supongo que habrá algo que se me escapa.
   
Queden estos apuntes técnicos como ínfima explicación de la descomposición del Córdoba CF.  El problemón del club nace y muere en un amo insolente con alma del peor mercader fenicio que imaginarse pueda. El Córdoba CF es un negocio al que  se le agota el maná quinquenal que la diosa Fortuna tuvo a bien regalarle por insospechado capricho: Paco Jémez, la Copa, ascender a 1ª siendo séptimos y sin ganar partidos, peloteros que se venden por lo que parecen y no por lo que son, uso y abuso de mobiliario e instalaciones ajenas. Todo sin poner un duro. Con jugadores que casi han tenido que pagar por tener una oportunidad garantizada, ¡no faltaría mas!, mientras otros nos abandonaban al cumplir contrato por no aceptar renovaciones miserables. Es larguísima la lista de futbolistas de notable rendimiento en 2ª e incluso 1ª que dejaron el Córdoba con el desprecio del propietario al que escuchamos sus asquerosos regüeldos ante los tribuletes locales de natural sumisos y obedientes: “¿Con quién ha empatado éste Charles?”  “...no encajan en mi proyecto ganador”, soltó por Deivid, los hermanos Cruz, Pedro, goleador del Zaragoza ayer y Granada hoy, los laterales de ayer mismo Antoñito y Bíttolo.. Del Xisco que nos goleó anoche, cola de león en Primera pero cabeza de lobo en 2ª y al que tanto defendimos desde Salmonetes... se negó a renovarlo porque cobraba muchos euros. Creo que no llegaban al medio millón.
    
“¿Sabe usted como llaman a Xisco? –chuleaba farruco un mediodía por la radio, después de cargarse al delantero- Le dicen Xisco jotabé..”  Y el tío se reía, como si con semejante gansada su veredicto estuviera cargado de razones. 
     
¿Y Osasuna, club al que fui abonado a mediados de los 80?. Su época de mayor gloria. Pues nos ganó 0-1 con un gol de Xisco de cabeza. Nos pudo meter otros dos pero tenemos un buen portero que lo evitó. Me gustó Roberto Torres, pero tiene arrebatos que le restan. Al lateral izquierdo Clerc me sigue pareciendo que no hay poeta que le cante. Fausto Tienza es incansable en el centro del campo, mientras Coris y Torró procuran un ritmo cansino al partido para no tener sobresaltos en defensa. Arriba Quique con su velocidad, y Xisco con sus remates cada año mas limpios, brillantes y decisivos están para ganar partidos. Además tiene un portero burgalés, Sergio Herrera, capaz de parar tres penaltys en un sólo partido. Dicen que Osasuna es favorito para subir. Puede que adolezca de austeridad por su escasa brillantez técnica, pero da sensación de equipo muy serio. Una seriedad que nada tiene que ver con la desesperante tristeza del Córdoba. Mi equipo.