Follow by Email

jueves, 13 de julio de 2017

Al hilo

Enrique Ponce


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Si las designaciones son justas, el orden reina; si son equívocas, reina el desorden. El que confunde las designaciones corrompe el lenguaje. Las cosas prohibidas sustituyen entonces a las permitidas. La inexactitud toma el lugar de la exactitud y lo falso ocupa el sitio de lo verdadero… El hombre noble escoge sus designaciones de tal modo que puedan ser empleadas sin equívoco en el discurso, y compone sus discursos de tal suerte que puedan, sin equívoco, transformarse en actos.
Con esta sabiduría china encabezó Camba su explicación de la kermés republicana del 31. Y cómo lo falso vuelve a ocupar el sitio de lo verdadero lo vemos hoy en los toros, sin los cuales no se puede entender la vida española.
Se expone más estando al hilo, es decir, en la rectitud del pitón por el que vas a citar, que estando cruzado con el toro, y, por lo tanto, cruzarse no es un axioma –proclama Enrique Ponce en una Universidad.

Este discurso de Ponce produce en un aficionado a la tauromaquia el mismo anonadamiento que en un aficionado a la política oír a Rajoy llamar Democracia al Consenso y Separación de Poderes a la División de Funciones.

Es la cizaña sembrada por la otra figura de este tiempo, el Pasmo de San Blas, cuando dice que cargar la suerte no es echar la pierna hacia adelante:

Cargar la suerte es echar el peso sobre la pierna de salida, independientemente de que la pierna esté delante o atrás.
(“Cargar la suerte –vuelve a recordarnos Domingo Ortega– no es abrir el compás: el torero profundiza cuando avanza su pierna hacia el frente y no hacia el costado.”)
Del modo Ortega se torea al toro, mientras que del modo Ponce el que resulta toreado es el torero, que es la diferencia entre el arte de torear y el arte de ser toreado.
Los disvalores que propone Ponce son, pues, la socialdemocracia del toreo, que interesa a “los profesionales”, mas no al público que paga, y al que en Madrid, si exige que el torero se cruce, le mandan a la policía.

Laus Deo.