Follow by Email

jueves, 2 de marzo de 2017

El odio

Nerón (Peter Ustinov) en Quo vadis?


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Con el mundo incendiado por revoluciones democráticas (lujo sólo al alcance de las tres naciones con sistema de representación) que van a cambiar el nomos de la tierra, España, con una versión bufa de “El holandés errante”, persigue por Madrid a un bus (¡El Bus del Odio!) que anuncia que los niños tienen pene, y las niñas, vulva, contraviniendo así una ley regional que obliga a decir, en vez de pene, “minga”, como manda el Martín Fierro de Echenique; y en vez de vulva, “chupapiera”, “toto” o “totete”, como en el cuplé de Paco Alba en las crónicas de Antonio Burgos.
Eso que se llama “política” en España no es más que una detestable mezcla de lugares comunes, crítica negativa, autobombos, retórica desportillada y fragmentos de lecturas de periódicos extranjeros –pudo escribir WFF ya en 1935–.Y la mostaza del odio para darle más fuerte sabor.
El “delito de odio” es la aberración totalitaria de la discrecionalidad penal. Tácito nos cuenta que los cristianos fueron acusados no tanto del incendio premeditado de Roma como “por el odio que deslizaban contra la raza humana”.

El odio es un gran embustero –dice Santayana.
Con el juego del odio, la frivolidad pepera lleva al Nerón de Peter Ustinov en “Quo vadis?”, y la desfachatez podemita también tiene sus peces gordos, Marx y Engels, con su discurso de marzo de 1850 ante la Liga en Londres: “Los obreros no sólo no deben oponerse a los actos de venganza popular contra individuos odiados o contra edificios públicos que el pueblo sólo puede recordar con odio, sino que deben tolerarlos y asumir la dirección de los mismos…”

¿Cómo explicar a los muy reaccionarios Cifuentes & Aguado, que confunden a Hobbes con Rousseau, el odio ideológico? ¿El de Cromwell al español (“Why, truly your great Enemy is the Spaniard”), el de Lenin al burgués o el de Alemania a sí misma (Botho Strauss)? ¿La pueril vanidad humana (Santayana sobre el odio moderno a la religión) intentando justificarse mediante una mentira?