Follow by Email

miércoles, 24 de abril de 2013

Lo del Barcelona en Munich


De aquellos polvos...

Francisco Javier Gómez Izquierdo

El fútbol de los periódicos pretende que las sensaciones del periodista sean código en el aficionado y como quiera que al fútbol le pasa como al islamismo, que no tiene Papa, los columnistas y tertulianos van fundando parroquias convenciendo a sus fieles para que vayan a los estadios -muy pocos- y vean la tele- casi todos- con su guía “inteligente”.
Creo que el periodismo catalán, al que nunca me ha dado por leer, se rasga hoy las vestiduras sorprendido por lo evidente, a saber: que Xavi pisa terrenos decadentes, Puyol está para retirarse en el Gerona, ahora que parece que va a ascender, Busquets anda fatigado, Cesc juega como haciendo un favor, Villa no juega, Tello tampoco... y Messi está lesionado. Tanta impedimenta en la plantilla ha sido vista y no mirada, por gente que vive del fútbol y tiene obligación de descubrir las debilidades del enemigo. Uno que no es tuerto es precisamente Heynckes y como tiene una plantilla infinitamente mejor preparada físicamente que como la tiene Roura y... perdonen la querencia, ha tenido la inmensa suerte de cosechar lo que sembró y abonó don Louis Van Gaal -¿qué decir de ése Müller educado para aparecer donde menos se le espera ó ese Álaba tragamillas, señor de su estrecho minifundio?
   
No es difícil hoy complicar la vida al Barça. El Levante, el sábado, lo hizo. El PSG lo tuvo contra las cuerdas. Villanova parece totalmente bloqueado cuando ha de aplicar una gran solución al problema de un Messi tocado y ni imagina un partido sin genialidades de su estrella. Ayer no debió jugar y permitan que me empecine en mis percepciones si me atrevo a decir que tampoco Busquets, en una baja forma desesperante. Tito hizo muy mal sacando a Villa a jugar cinco minutos con 4-0 en contra. Peor fue el cerrilismo de mantener a Alexis (“defiende bien”, dicen) y el descarte de Tello es incomprensible hasta para el menos entendido de los aficionados.
No estoy de acuerdo con que el KO culé en Münich sea el final de un ciclo y augure una sequía quinquenal. En el Barcelona chico hay muy buenos futbolistas que pueden acoplarse a una plantilla tan joven como solvente a la que lo que de verdad le va a costar es acostumbrarse a la ausencia de Xavi. Si remedia la falta -el llamado es Thiago, pero su posturera indolencia le evitará ser el elegido- y los mozos entrenan más y mejor ¡ay! -se juega como se entrena-,  el Barça debe seguir siendo una digna copia de lo que ha sido estos últimos años. Hasta ayer, un día que en Cataluña es muy de guardar.
      
Como a nadie me debo y soy de los de vuelta la burra al “prao”,  quiero terminar estas letras reivindicando la figura de Van Gaal, un señor que segó la avena loca del Camp Nou y plantó la “buena mies” -Xavi, Valdés, Puyol, Iniesta...- que tan buena cosecha ha propiciado. De este Bayern que promete campeonar, mucha culpa también la tiene este holandés del que cada vez me veo mas sólo en su defensa.