Follow by Email

domingo, 28 de abril de 2013

Antonio Sánchez y el triunfillo de Julián López en Sevilla


“Ahora  -dicen- se torea mejor que nunca. Lo que pasa es que se torea más cerca de los pitones porque el toro no existe. Un toro, que a la primera vara ya está vencido, no es un toro aunque luego se le den sesenta muletazos...

Hay toreros a quienes dan el primer aviso sin entrar a matar, de tanto como prolongan las faenas.
Antes bastaba una docena de muletazos para dejar a un toro de los de antes con la lengua fuera; y ahora son necesarios sesenta pases «cuidando del toro» para tratar de matarlo como Dios lo dé a entender. Es la diferencia existente entre torear y dar pases. Lo primero es quebrantar al toro y prepararlo para la hora suprema, lo segundo... hablar de la mar...

Y sobre eso de que hoy se torea mejor que nunca... Yo, que he visto torear a Antonio Fuentes, con esa elegancia tan torerísima; yo, que lo vi banderillear (creo que ahora el tercio de banderillas se ha perdido en los sucedáneos), y yo que vi a «Joselito Maravilla», a Juan Belmonte; y luego a Marcial,  a Márquez, a Cayetano... a Curro Puya, «Cagancho», Félix Rodríguez,  a Manolo Granero, ¡a «Chicuelo»!... Y yo, que vi matar a Vicente Pastor, ¿cómo voy a admitir que hoy se toree mejor que antes?... Quienes tal así afirman, lo hacen porque no vieron torear a aquellos diestros y no saben qué es torear... o ¡vaya usted a saber por qué!”.
Antonio Sánchez en  ‘Burladero’, 1960.

(José Ramón Márquez)