Follow by Email

viernes, 30 de noviembre de 2012

Bo de Bolero


La actriz estadounidense Mary Cathleen Collins, de 56 años, más conocida profesionalmente como Bo Dereck, estuvo en El Puerto de Santa María en 1984, rodando la película Bolero, a las órdenes de su marido –30 años mayor– John Derek, hoy fallecido. Fue muy conocida por la película, de culto a su personalidad, ’10, la mujer perfecta’, rodada en 1979.

La sinopsis de Bolero es un topicazo: Bo es en Bolero una turista americana de los años veinte que recala en Andalucía atraída por el mundo de los toros. Conoce a una gitana (Ana García Obregón), adjudicada como novia desde pequeña a un rejoneador (Fabio Testi). La americana acaba enamorando y enamorándose del torero e incluso pretende llegar a ser rejoneadora.


Fabio Testi, que luego sería sustituido, Fernando Gago, Bo y John Derek y Geroge Kennedy, 
en Bodegas Terry en 1982, durante el rodaje de ‘Bolero’.

National Geographic Photo Contest 2012: Part II

LOVELY DINOSAUR (Nature) – (Photo by Mehmet Karaca/National Geographic Photo Contest)

Depuraciones y memoria histórica

 Nos molestan profundamente las depuraciones franquistas de maestros republicanos por razones ideológicas. Y está muy bien que sea así.

Pero...

La universidad de la calle

Romanticismo J. B.
(Colección Look de Té)

Jorge Bustos

No se le puede negar encanto romántico y justeza genealógica a la nueva forma de protesta universitaria que el pasado miércoles tomó diferentes puntos de la capital para actividad tan revolucionaria en nuestro sistema educativo como… dar clase. Romanticismo se precisa una porción para soportar este frío mesetario que te acuchilla el hueso secamente; y genealogía porque la intemperie ya ejerció de aula en los buenos viejos tiempos del Liceo de Aristóteles y sus alumnos peripatéticos, que significa itinerantes porque aprendían paseando.

Los estudiantes contestatarios de hoy son más de organizar sentadas que paseos, pero concedamos lo novedoso de dar clase en la calle. Más que nada porque los universitarios españoles han venido formándose en la cafetería. La calle, el paraninfo, el comedor, el cespecito donde tomaban el sol las de Derecho, la salita de ensayo de la tuna… son los lugares totémicos a los que debe la universidad española su rubro de prestigio añejo desde los tiempos de El estudiante de Salamanca. Enseñar en el aula es obsesión de sociedades protestantes y de clima continental, como los conceptos levemente siniestros de pleno empleo y productividad.

Muchos de los entrevistados el otro día en pleno trabajo intelectual, pongamos que en El Retiro o en el faro de Moncloa, confesaban –con un poco de comprensible azoramiento– su pertenencia a carreras de Humanidades, singularmente de Filología, que es el gremio académico de uno. Y expresaban el mismo temor a la desaparición de las filologías que uno ya se maliciaba cuando contaba con los dedos más profesores de Románicas o Eslavas que alumnos de Románicas o Eslavas. Mi quinquenio, además, coincidió con el señor Aznar en el poder, con el Prestige y con las escarapelas del no a la guerra prendidas en las solapas nostálgicas de los docentes sesentayochistas a modo de salvoconducto oportunísimo para acogerse a unas pellas verticales con coartada humanitaria, siendo así que su deber y nuestro derecho estipulaba la traducción de la guerra de Troya de Homero, no de la guerra de Irak de Bush.

No podemos enseñar lo que queremos. Vamos a estar completamente condicionados a las directrices de la dirección que vienen dadas por una estructura comercial y capitalista —explica un profesor de Arte del CES Felipe II al que no entendería Tiziano si resucitara solo para ello.

Conste, como filólogo, que yo estoy de acuerdo con la escuela peripatética y con la universidad de lo inútil y lo provocadoramente anticomercial. Para lo útil los griegos ya tenían esclavos. Lo que no supimos vigilar los de letras fue el momento en que los esclavos se pusieron a estudiar Económicas y Empresariales y nos pusieron a todos en la calle.

Protesto

Manolo Morán subastando las tasas de Gallardón
 
Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Dice Gallardón que protestar contra su tasazo es de “lobbies” reacios a perder un privilegio, y así nos tiene, que no sabemos qué ponernos (¿cómo se viste un “lobby”?).

    Gallardón tiene una idea del dinero propia de quien no está acostumbrado a hacerse cargo de las cuentas, y de ahí esas multas salvajes que nos dejó en el Ayuntamiento y esas tasas riñoneras que ha traído al ministerio de Justicia, donde, por cierto, no se cobran por falta de formulario, justificante, póliza o lo que sea del verdadero ministerio de Justicia, que es el de Hacienda.

    Galdós a precio de J. K. Rowling: la modernidad de Gallardón.

    De ahí ese papel de feriante a lo Manolo Morán que le toca hacer ahora al ministro, ofertando por la megafonía de la tómbola las rebajas que el “share” de la demagogia aconseje: para el niño, para la señora, para el caballero… De lo bueno lo mejor y de lo mejor lo superior.
    
Hablando del “protesto” (aquel pliego notarial de las letras para asustar a los pobres como “Plácido”), advertía el Séneca de que la economía moral, que es la nuestra, tiene también su ley de oferta y demanda, y las resistencias bajan cuando suben las tentaciones.

    Si mengua la resistencia contra el tasazo es porque aumenta la tentación de no pagarlo.

    El propio Séneca aludía a un tarambana jerezano que fundó en La Habana una “Agencia para el cobro de cuentas difíciles”: cada cuenta era llevada al deudor por un negrito vestido con frac colorado y pantalones verdes. Al principio, enajenados por la vergüenza, los deudores se disparaban en la sien, pero en seguida pasaron a disparar contra los fracs, y quebró la agencia.

 Cuando la reabran, si no se legaliza el duelo, a un periodista tendrá que tocarle el Cervantes para poder entablar un pleito.

Viernes, 30 de noviembre

PREMIO CERVANTES

¡Si Cervantes levantara la cabeza!

Ignacio Ruiz Quintano

jueves, 29 de noviembre de 2012

Políticos a cubierto



José Ramón Márquez

Ignacio González visita la inmundicia ésa que están colocando sobre Las Ventas, sale en una foto con un casco en la cabeza, por la cosa de la Prevención de Riesgos Laborales, y anuncia que no habrá toros cubiertos en Las Ventas. ¡Ojalá! La experiencia nos enseña que cuando hay tantos intereses alrededor de una iniciativa determinada, las cosas suelen salir a favor de los que más se empeñan en que salgan. De momento González dice que no, palabra de González, pero tras seis lustros de parlamentarismo, ya sabemos lo que vale la palabra de un político.

Lo más delicioso de la visita de Nacho -llamémosle así- González a Las Ventas del Espíritu Santo fue sin duda alguna la movilización mediática y zascandil en derredor suyo. La principal figura de dicha movilización fue, sin lugar a dudas, ese delicioso ser barcelonés llamado Abella, a quien todos sus amigos conocemos como Abeya. Ya sabemos por dimes y diretes que detrás de toda la autoría intelectual del asunto de la malhadada cubierta no sería difícil hallar su blanca mano, pues él es hombre a quien le gusta controlar lo que pasa a su alrededor y ser perejil de salsas y gazpachos; por eso choca un poco que a la visión de la cubierta que va con el marchamo Abeya se le haya hecho esa especie de desautorización por parte de su jefe. Acaso sea, como decía el otro día el aficionado X., porque el ocaso de su estrella ya esté prefigurado, que sus días han sido contados, su corazón ha sido pesado y que en breve será apartado de ese pequeño reino circular situado al borde de lo que hasta no hace tanto fue el Arroyo Abroñigal, que son cosas de la haute politique a las que los aficionados de andanada no llegamos.

Y entre tanto se sustancian o no esos lúgubres presagios, el florentino Abella se despacha manifestando la inconveniencia de que la anunciada corrida de Alejandro Talavante con Victorinos tenga lugar bien el día dos de mayo o bien como Corrida de Beneficencia, que, a fin de cuentas, son los festejos que ‘organiza’ la Comunidad Autónoma que preside González y que paga su salario a Abeya. De manera harto enternecedora, comprensiva, con los duros tiempos que vivimos, expresa Abeya su deseo de que dicha corrida tenga lugar durante la Feria de San Isidro, dado que ‘hay que fortalecer el abono’, magna cesión a los concesionarios de la explotación del coso, en una neta expresión de liberalismo o de cómo lo público no debe interferir en lo privado.

Tampoco está al tanto el periodista de indagar sobre cuáles son los próximos azulejos que se tiene pensado inaugurar para continuar la campaña de alicatado de la Plaza o si es verdad, como se comenta, que va a brindar un espacio bajo los tendidos de la Plaza para que se abra una sucursal del restaurante Juan & Juan; sin embargo los de El Mundo, que deben estar algo moscas, le preguntan a Abella si no será que se está reservando esas fechas que niega a Talavante para ofrendárselas al depositario nato de cuatro de los seis PPPP (Prestigioso y Pingüe Premio Paquiro), pues se ve que aunque ya todo el mundo se olisquea que Tomás está para muy pocos ruidos, especialmente ahora que Luis Abril se ha ido de la Telefónica, hay que tratar de mantener encendida la llamita cueste lo que cueste. A eso, Abeya, hombre creyente, responde: “Ojalá, ya pongo velas a la Virgen, pero no hay nada, de verdad”. Y ahí sí que se le nota que dice, neta y frontalmente, la verdad.

Caballero Bonald, Premio Cervantes 2012

La pose de la intelectualidá
Visto y no visto

FOXÁ Y LOS 18 COMUNISTAS


Ignacio Ruiz Quintano
Abc
Febrero de 2011

    En ese parque temático del progreso ibérico que es Sevilla brilla la estrella de Pepa la concejala, venida de Córdoba, donde tenía prohibido “el florecimiento de los jazmines”, para prohibir la lectura de Foxá, cosa que al caballero Bonald, el jerezano sin gracia, que tiene una Fundación, no le parece del todo mal.

    –Foxá es un escritor que escribe bien, nada más. Otra cosa es que merezca un homenaje.

    Esta opinión no convierte al caballero Bonald en un malvado Manolito Benavides del progreso contemporáneo, pero nos invita a preguntarnos qué es lo que, a sus ojos, debe hacer un escritor –escribir bien ya sabemos que no le vale– para merecer una atención, no de los comunistas, que nadie se la pide, sino de sus lectores, que para la Agencia Tributaria también son contribuyentes.

    Mi amigo Alfredo Valenzuela, periodista con la misma pasión por los libros descomulgados que arruinara a Alonso Quijano, cree haber encontrado una respuesta en el “Diario de un extranjero en París” (páginas 91-103 de la edición española), de Curzio Malaparte.

    –Si yo no fuera Malaparte, querría ser Foxá.

    –Si yo no fuera Foxá, querría ser Bonaparte.

    Febrero del 42. Malaparte está en el frente de Leningrado como séquito del general Edqvist, al mando de una división finlandesa, que un día apresa a dieciocho combatientes rusos que declaran ser españoles. Malaparte recurre a Foxá, representante de España en Finlandia, que empieza una odisea de idas y venidas en trineo y a cerca de cincuenta grados bajo cero, entre Helsinki y el frente, para salvar la vida a unos españoles que se negaban a ser salvados y que para los finlandeses sólo eran combatientes rojos condenados a muerte por las leyes de la guerra.

    –Foxá es uno de los hombres más graciosos que yo haya conocido en mi vida –arranca Malaparte su relato–. Cuando son graciosos, los españoles son los hombres más graciosos del mundo.

    Los prisioneros españoles resultan ser huérfanos de la guerra civil española enviados a Rusia y convertidos en soldados soviéticos.

    –Pero somos españoles.

    Españoles que ante la admiración de Foxá, que llora emocionado, se niegan a ser salvados por el representante de la España de Franco.

    –Bien, nos fusilarán (los finlandeses). ¿Y después?

    –¡Después os enterraré según el rito católico! –grita Foxá con rabia y con lágrimas en los ojos.

    En el entretanto, uno de ellos muere de pulmonía, y en su entierro, en pleno infierno finlandés –donde las llamas son sustituidas por carámbanos, pues aquéllas darían sensación de Paraíso–, se produce la escena del supremo tremendismo español:

    –El general Edqvist, yo, y los soldados finlandeses saludamos llevándonos la mano a la visera. Foxá con el brazo extendido. Y los compañeros del muerto levantando el brazo, con el puño cerrado...

    Pero vayan a explicarle esto a un caballero con Fundación.

Las cosas de El Gallo




Un viejo mozo de espadas que estuvo mucho tiempo con "El Bomba" solía decir:

-Cuando tenga setenta años, le pagarán por hacer el paseo nada más mucho dinero...

J. R. M.

Qué es mourinhismo


Mourinhismo es Ethan Edwards caminando por el rojizo y sagrado Monument Valley. Mourinhismo es Don Fermín plantando cara a Cayo Mierda ante Zavalita. Mourinhismo es que te sienten peor tres latas de Coca-Cola que siete Brecon con Fever-Tree. Mourinhismo es transgredir el protocolo en el Royal Albert Hall. Mourinhismo es cantar un fado en La Alfama ataviado con la camiseta LQDM. Mourinhismo es llevar a Cáritas esos anchos 501 y Dockers empolvados en el fondo del armario. Mourinhismo es echar un órdago a juego siendo postre y con los pares ganados. Mourinhismo es Rick Blaine esperando la llegada de Ugarte. Mourinhismo es un riff de Roger MCGuinn cortando tu respiración. Mourinhismo es llevar camisas de cuello mao y pitillos. Mourinhismo es perderse en el corazón de Greenwich Village. Mourinhismo es una noche canalla.

Lectura completa:  El Octavo Arte

El perdón

"A pesar de todo lo que se hace para destruirla..."

Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Pobres, pero modernos.

    La Universidad de Alcalá rescata el video con el discurso de la triple P de Azaña (“paz, piedad y perdón”) y los chicos del socialismo de Tomás Gómez cuelgan en youtube el video del perdón socialdemócrata, que es lo más elevado que ha dado la resaca de la juerga de Zapatero, seguramente el político que más daño haya causado a España, después de Azaña.

    –A pesar de todo lo que se hace para destruirla, España subsiste –dice, mirando al prójimo, Azaña.
    
Y sus historiadores ponderan ese “monumento a la oratoria”, su “riqueza léxica”, y que lo diga “sin leer”, cosa que no se puede decir de los chicos de Gómez, que tiran de telepronter para pedir perdón… ¡por no haberle pasado el recibo del IBI a la Iglesia!

    Estos chicos son los que Lenin llamaría “enfermos del infantilismo izquierdista”, pero en el instante supremo de la confesión autocrítica.

    Y el caso es que esto, siquiera como caricatura, nos suena:

    –He llegado a ser tan gravemente culpable que acepto de antemano cualquier sentencia del tribunal como justo castigo de manos del pueblo trabajador de Checoslovaquia
    
Sólo que estos chicos no son checos, sino españoles, y el español, tiene dicho Madariaga, es biológicamente católico y, como tal, tiene puesta toda su esperanza en el Santo Advenimiento, que en el caso de estos chicos puede ser Tomás Gómez o la Revolución social.
    
Esta actitud expectativa del español reposa en dos creencias arraigadas: que es posible cambiarlo todo de un golpe mágico y que este golpe mágico “va a venir”.

    ¿De dónde?

    Del catastro municipal, cuando pase a la Iglesia el próximo recibo del IBI.

    Cómo ignoran estos chicos que, frente a los pecados con órgano, los pecados de la inteligencia son más graves a los ojos del Señor.

El señorío de Valdano

El Real Madrid viajó a Alicante y se midió al Hércules. No jugó ninguno de los cuatro descartados por Mourinho. Y Valdano, el del señorío, comenzó a hacer el petate por creerse Berlusconi dándole órdenes a Ancelotti el mismo día en que el de Setúbal estuvo con los dos pies menos una uña fuera del Bernabéu.

Lectura completa: Click

Early Explosives



Agrupémonos todos, en la lucha final

Tuit de un periodista de El País

Barcelona, 1974
Agrupémonos todos, en la lucha final...

Jueves, 29 de noviembre

HE TENIDO UN SUEÑO

Que Floren contestaba a un pipero: Click

Ignacio Ruiz Quintano

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Pitos y aplausos

Según B., nombre que no sé si es de guerra o de pila, pero en todo caso es una bellísima y conveniente coincidencia, Mou no habría convocado al brasileño por considerarlo importante en el derbi que se avecina. Y hasta podría serlo entrando desde el banquillo. En todo caso lo veremos. Lo veremos y lo oiremos, porque seguramente será el próximo debate en esta agria guerra, que R. quiere creer que es civil y, bendita ignorancia la suya, pero que yo sospecho que es más bien con la prensa.

José Rodríguez en el pico del área


Kiko Veneno, Premio Nacional de Músicas Actuales

 Kiko Veneno, entre Ruiz Quintanoy Tomás Cuesta,
en el patio andaluz de Abc en Serrano, 61
EL GRAN SECRETO DE LA CULTURA

Ignacio Ruiz Quintano
Abc
Septiembre, 2010


    El gran Kiko Veneno (ir tomando veneno, hasta que te sepa bien) le ha revelado a mi paisano Diego A. Manrique el gran secreto de la cultura contemporánea:

    –Detesto la cocaína, que tanto ha dañado a la música. No sólo te fastidia las cuerdas vocales; te convence de que lo trivial es genial.

    A la música... y al periodismo, hijo. Al periodismo extranjero, naturalmente, que en el nacional uno nunca ha visto eso. Me refiero al periodismo en que el articulista se pone a la mesa dispuesto a tumbar a un presidente en un folio. ¿Cuántos artículos tumba-presidentes pudieron escribirle a Bush en ocho años?

    En el periodismo español, cuando uno se propone tumbar a un presidente, en vez de un artículo escribe un libro, porque los presidentes no leen artículos. Libros, tampoco, pero si el libro es lo bastante gordo siempre estará ahí para ser arrojado contra la figura (ya se supone que en efigie) del presidente, como aquel zapato volador de Bush.

    Yo no creo en el poder del periodismo para transformar las ideas políticas, y menos en España, donde ahora mismo la opinión de las derechas la ejercitan los rebotados del comunismo de salón, y la de las izquierdas, los rebotados del falangismo de oficina. Y es que en política, como sabía el doctor Marañón, el único mecanismo psicológico del cambio es la conversión, nunca el convencimiento. En una palabra, caerse del caballo. Pero ¿quién gana en la prensa para un caballo?

    España es un país de progres que no sabe a dónde va, pero que camina a la vanguardia. “Progre” es lo que Marañón llamó “falso liberal”, que es el liberal que no puede sufrir sin congoja el que se dude de su liberalismo.

    –No ser liberal (hoy, no ser progre) supone, en el ideario corriente, estas tres cosas importantes: ser sospechoso de poco inteligente, porque, en efecto, un gran número de los hombres famosos por su labor creadora han sido liberales o por lo menos han tenido un espíritu teñido de tolerancia liberal. Significa, además, ser “enemigo del pueblo”, frase creada por la Revolución francesa y que conserva intacto el fetichismo de su prestigio en muchas mentes. Y, finalmente, significa no ser hombre moderno, porque buen número de las conquistas de la civilización se han hecho bajo el signo de la libertad.

    Estas cosas verdaderamente interesantes (“Liberalismo y comunismo”) las publicó Marañón en diciembre del 37 y en París, fugado del Madrid de “los liberales”. Todavía no se ha escrito sobre el asunto nada mejor que eso. Quizás por eso en España los analistas políticos parezcan músicos a muchos, y los músicos, analistas políticos.

Bertín, un crooner en QTTF

 
Hughes

Esta semana estuvo Bertín Osborne en Qué Tiempo Tan Feliz (QTTF). Estuvo presentando un disco en el que le pega al palo crooner. En realidad, Bertín ya era nuestro old blue eyes con cosas de star system yanqui, como una cadena de alimentos con fines humanitarios a lo Paul Newman. En el Mortadelo salía un paródico Pepín Sobornes con cuya música torturaban a los rehenes, pero lo cierto es que Bertín es el cantante de Amor mediterráneo, baladón nostrum, y de Como un vagabundo (que completa el truhán/señor de Julio Iglesias) y ha inventado el Jerez-Mex, un estilo campero que es algo así como un country español. Bertín quiso contarle a la Campos cuando estuvo viviendo con Frank Sinatra, pero entonces ella, que manda mucho, se lo llevó al piano para que le cantara Strangers in the night. Bertín canta arrastrao, tan arrastrao que acabó en el corrido, con morosidad de jinete que ha dejado el caballo al lado del piano. El público sonreía, los colaboradores sonreían y todo el mundo era feliz aunque la anécdota de sus días con Frank quedara sin contar. EL programa mitiga el rigor nihilista del domingo con la nostalgia del Cine de Barrio y la Campos se acerca a Carmen Sevilla por sus estampados atigrados y su centralidad intocable de diva eterna. En el corrillo feliz todo es pierna, cacha femenina de Nani y Makoke, Tamara y Chayo y sonrisa de colaborador a cada ocurrencia de la presentadora. Cada vez que suelta alguna sus colaboradores se desternillan con hilaridad aterrorizada, entonces los Triunfitos entran cantando popurrí tras popurrí y las risas mutan en aplausos. El secreto del éxito, sin embargo, la Belén Esteban de la Campos es Chayo, que sale muy tiesa y muy Benenito hasta que ríe y le sale lo mohedano y se le achinan los ojillos y florece una de las sonrisas más pletóricas de la tele. El clímax, sin embargo, no llega hasta que canción-aplauso-risa se fusionan en su apogeo: entonces calla el corrillo y ella se arranca por la Jurado. El programa, transfigurada Chayo en La Jurado, toca su cima y ya puede morir otro domingo.

Petia Petrov: "Quizá aquí sean más chulos"


-Al final no soy de ningún sitio: en Rusia tengo acento y aquí también me queda algo

-Todo lo que hago es ruso. Aquí la forma de pelear es más agresiva, van más al palo. Yo soy más técnico: tengo muchos movimientos, contragolpeo más y me llevo menos golpes

-Mis próximas metas son llegar al Europeo y ganar. En lo personal, pasar la entrevista para que me den la nacionalidad española

-Miedo a los golpes no. Tengo miedo a perder
.

Al piperío andante

Real Madrid-Alcoyano


Genial comentario del blog de @juanma_rguez No tiene desperdicio. Es perfecto!

@Sergio_RMCF

No soy el alcalde de Sabadell. Todavía

La insolente juventud de J. B.
(Colección Look de Té)

Jorge Bustos

Si la revista Time medita elevar un robot a rango de “Persona del año 2012”, significa que los analistas mayas tenían más estudios que los del Banco de España y que la humanidad ciertamente se aboca a su extinción. La sonda Curiosity, de todas formas, no es precisamente una batamanta, ni un audífono bidimensional, ni demás quincalla abracadabrante –que diría Prada– con que la teletienda ceba el consumismo de los insomnes. Se trata de un utilitario algo futurista de una tonelada que se pasa el día tirando fotos por la superficie de Marte y mandándolas a Houston, que vendría a ser así el Facebook de las sondas espaciales. Hoy sabemos que alguien todavía alienta por las fotos que sube a su perfil o porque tuitea, luego existe; así que la traviesa paradoja de los muchachos de Time queda bastante diluida:

Curiosity es de hecho la persona de un futuro que ya está aquí, y no sólo en Marte.
Que nuestra especie acabe siendo suplantada por máquinas constituye una fantasía sci-fi ya añeja. Que le tomen a uno por el alcalde presuntamente corrupto de Sabadell y mi apellido escale así a los primeros puestos de la picota digital de Twitter o trendig topic, eso es la primera vez que me pasaba, señores, y ya le van quedando a uno pocas primeras veces de nada, pese a mi insolente juventud. Como habría hecho Curiosity, corrí a desmentir en las redes sociales cualquier parentesco con el regidor imputado de homógrafa alcurnia, pues yo no he pisado nunca Sabadell y si mi padre no me ha mentido y la heráldica es fiable, los Bustos descienden de la pata misma de los Siete Infantes de Lara, sangre del rey de León, castellanos viejos de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor, oigan.

Seguir leyendo: Click

2013



Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Si los mayas no lo remedian, lo peor de la crisis está por llegar, y llegará en 2013, de dar crédito a la OCDE, razón por la cual los jefes de tribu catalanes han aplazado a 2014 el referéndum de independencia.

    –En el fondo tienes suerte. ¡Mira! ¡De buena te vas a librar! –le dice, a los pies de la cama, a su esposo moribundo, una maruja de Chumy Chúmez que lleva bajo el brazo un ejemplar de “Hermano Lobo” con la portada “1975 será peor”.

    ¿Mayas u OCDE?

    Yo ya sólo me fío de lo que veo, y lo que veo es que mis amigos no salen a cenar y los únicos platos elaborados que ven son los del Canal Cocina.

    En este momento no hay más alegría callejera que la la de los españoles que creen haber ganado en Cataluña, aunque yo sigo viendo en Madrid el mismo humor enlutado (no confundir con el humor negro) de Eugenio, el mismo acento Nuria Espert en el teatro, el mismo “trencadís” Gaudí en las piscinas de riñón, el mismo tiquitaca en la prensa deportiva de Mariano, los mismos árbitros platinescos en la Uefa y la misma filosofía para pobres sobre el terreno del Raval, como la de Pepe Ramoneda, el filósofo que emocionó a Spielberg con su denuncia de la construcción cultural del fascismo sobre los hombros de Belén Esteban y que ahora emocionará a Mariano con su estrenada humildad de canterano:
    
La sociedad catalana ha resultado opaca. Y la realidad es insoslayable.

    Derrotados por su propia niebla, los filósofos pontífices que nos ilustraban acerca de la realidad última se convierten en filósofos artesanos de lo concreto: sin dinero, todos españoles.

    ¡Ellos!, que ya se veían jugando en 2013 la Liga con los franceses, esos “españoles con dinero”, que dijo el mismo que había dicho que son españoles los que no pueden ser otra cosa.

Españoles en América

Baltasar Garzón se está ganando la vida fuera de España.

Españoles en Europa

¡Vente a Alemania, Pepe! (1971)
 
Diputados españoles dieron el espectáculo en la asamblea de la Otan en Praga. No hablaban inglés, hicieron ‘pellas’ en reuniones importantes, pillados en la piscina climatizada.

Miércoles, 28 de noviembre

PRIMAVERA ÁRABE

(Mohamed el Baradei: “Ni siquiera los faraones tuvieron tanto poder como Mursi”)

Daos prisa en ver las pirámides.

Ignacio Ruiz Quintano

Córdoba copero

Sebastián Dubarbier.
Zurdo sin catalogar
 
Francisco Javier Gómez Izquierdo

 El Córdoba es un 2ª copero. Uno de los pocos equipos a los que le es rentable esa Copa clandestina jugada a deshora y tabicada cada temporada para que a la final lleguen los grandes. Pasarán muchos lustros hasta que el Córdoba huela una final, pero llegar a cuartos es como ganarla por lo que la afición anima y abraza a sus héroes, consciente de sus limitadas habilidades y la pobreza que han de disimular ante los nobles del negocio.

       En la Copa que ganó el Dépor, el Córdoba debió jugar la semifinal, pero un Figueras sorprendente destruyó a zurdazos los delirios de Rafael Gómez “Sandokán”. El año pasado, el Español estuvo contra las cuerdas, pero uno de esos porteros extravagantes que suelen acomodarse en El Arcángel nos dejó con un palmo de narices. Igual que hace dos años -puede que sean tres-, Jonathan Sesma pareció meter una mano a propósito en el último segundo en busca de un penalty asesino. Sesma era delantero nuestro y se puso a defender un saque de esquina bailando una jota canaria. Otra año nos eliminó un gran Betis con un golazo de tacón de aquel Fernando tan indolente como buen futbolista. Y en fin...
      La Real, que nunca ha sido club copero, como teníamos pronosticado, ha mordido los charcos de Anoeta ante un Córdoba de jugadores suplentes que se ordenan mucho mejor que los titulares. El pelirrojo Alberto es de esos porteros palomiteros incapaces de solucionar el problema de los balones cruzados. Un tipo que vive en la raya de la portería y que cuando se decide a salir es para hacer el ridículo. Por eso no sale nunca. El pelirrojo Alberto es el titular en la Liga y más de la mitad de los goles encajados se deben a su demoníaca presencia. Saizar no es cosa del otro mundo, pero es serio y además es vasco, que cuando uno era muchacho aprendió que era la primera condición de un guardameta. Saizar parece serio en el campo y da tranquilidad a su defensa, que en Copa es muy equilibrada. El entrenador Bergés no ve a Kiko Olivas capacitado para central porque es de natural tímido y depresivo ante el fallo, pero somos muchos los que creemos que debe jugar siempre. Aunque falle. Es joven y hay que convencerle de que es una de las piedras en que se asienta el futuro. Fuentes es el lateral izquierdo, por mucho que el míster quiera que Dubarbier haga de lateral y de extremo. Dubarbier es un anarquista que no sabe defender y hace mucho más daño si corre menos. Véase el golazo de hace una hora a Zubikarai. Abel también debe jugar los domingos con Caballero... y López Garay. Movible es  Fede Vico, juvenil aún... López Silva, con la clase atascada y los puntas Renella, Patiño y Joselu, tres incansables gladiadores a los que perdonamos sus carencias viéndolos batallar contra gigantes.  
      
El caso es que hemos dado un repaso a la Real y  estamos dispuestos a amargar el año al Barça. Tito va a tener que sacar a Messi, además de para sus particulares records para no llevarse un disgusto, para aliviar las arcas de nuestro club y para que el presidente González, el del vídeo haciendo califa al Rey, explique al mundo su sueño, que no es otro que ser presidente del Real Madrid.
     ¿Recuerdan a Martínez Laredo en el Burgos?

Córdoba 2011-2012 en el puente romano

martes, 27 de noviembre de 2012

La cabeza de Mas y la de Mourinho

J. B. doble
(Colección Look de Té)
Jorge Bustos

El español es fulanista y pícaro. Nunca se fija en la luna sino en el dedo. No es que abuse del argumento ad hominem: es que no tiene otro. El español mísero todavía era paciente; el español empobrecido, tras su burbujeante paso por la condición de rico súbito, quiere las cosas para ayer, invoca derechos cuando le fallan los enchufes y dice pedir responsabilidades cuando en realidad sólo cambia cromos. Su envidia proverbial consume reyes destronados al ritmo bulímico y simétrico con que las beatas de antaño consumían hagiografías. El español, creyente o no, siempre será un beato, jaleador de escarmientos ejemplares y celoso en el perfeccionamiento de su hipocresía.

El nacionalista catalán es un tipo de español más acentuado, de una singular voracidad, que aguarda cada domingo de elecciones un pentecostés de sinecuras, una dulce redistribución de dones celestiales –o sea, de dinero público– sobre las inflamables crismas de los catalanoparlantes ungidos. Mientras calcula qué le ha caído en la piñata insta a negociar con lo que queda y manda a callar a quienes no considera invitados al convite de la democracia. El nacionalista catalán siempre gana las elecciones, por lo que las demandas dimisionarias del tertuliano se vuelven irrelevantes y obedecen antes que nada al hartazgo oral de un nombre muy manido.

Varios tertulianos pedían ayer la cabeza de Artur Mas, que perdió 12 escaños, a la vez que la de Mourinho, que perdió contra el Betis. Por buscar algún nexo en este parangón bocachancla, ambos son personajes que propugnan independencia: Artur no quiere que Cataluña pague impuestos a España y Mou no quiere que el Real Madrid los pague a las agencias bobas de calificación mediática cuyos analistas, siempre en expectativa de destino o de mesón, combinan el mondadientes con el iPad para disfrazar apenas su nostalgia del cohecho con un léxico de 200 palabras en la prensa deportiva.

Seguir leyendo: Click

El oso volador


Desaparece Caja Madrid: 300 años de historia financiera tirados a la basura. El lunes desapareció Caja Madrid -bueno, convertida en una fundación sin apenas fondos-. Su último presidente, un tal Rodrigo Rato, quien ha dimitido junto con el último Consejo de Administración de una entidad con más 300 años de historia. Fundada por el padre Piquer para luchar contra la usura, la caja ha sobrevivido a todo tipo de quiebras bancarias, como la mayor parte de las entidades del sector ahorro.

El Ángel Volador


Han llegado a mi poder, de modo algo misterioso, cuatro apuntes a lápiz de paradas, despejes, estiradas y acrobacias del que fue guardameta internacional del Sevilla F. C. Guillermo Eizaguirre (...)  Esos cuatro “estudios de movimiento” confirman el remoquete de “el ángel volador”, que se le dio en su época (...)  Guillermo Eizaguirre fue uno de los jugadores cuya carrera truncó la guerra civil.  Al terminar la contienda volvieron a jugar, y en el equipo nacional algunos, hombres como Campanal, Torrontegui, Gorostiza, Herrerita, Elícegui, Escolá, etc. etc.  Otros, como Lángara, Iraragorri, los Regueiro, siguieron haciéndolo en Hispanoamérica. El caso de Eizaguirre fue especial. El 18 de julio se echó a la calle y gracias a él y a muchos como él triunfó en Sevilla el alzamiento nacional.  La guerra la hizo en las filas de la Legión, en las que llegó a capitán. Terminada la contienda, permaneció en Madrid y decidió seguir en el Ejército y de ser posible, volver a jugar al fútbol. Podría haber jugado en cualquiera de los dos equipos madrileños, pero el presidente del Sevilla F.C., don Ramón Sánchez Pizjuán, le negó la libertad de hacerlo. Es decir, que quien acabó con Eizaguirre como guardameta no fue la guerra, sino Sánchez Pizjuán.



La resaca según Mou


Españoles del mundo

Peluqueros


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Estamos donde estábamos (entre Cataluña y Portugal), pero en 1640.

    En el taxi, unos tertulianos tocan la zambomba porque Mas ha perdido la independencia y Mourinho la Liga.

    No estoy yo tan seguro de eso.

    Lo de Portugal empezó a verlo mal Olivares cuando empezó a retrasarse el correo de Lisboa, y con ello, el lenguado que debían enviar al rey los portugueses para celebrar la vigilia de la Inmaculada.

    Pero lo de Cataluña nunca lo vio perdido Olivares: era (es) una eterna querella entre los partidarios del huevo (Barcelona) y los partidarios del fuero (Madrid): “Esa gente de allí es sin duda dura, porque el gobierno dista tan poco de república que no sé si dista algo”…

    –¡La independencia es un suicidio! –se santiguan los tenderos de la plaza Real.

    Mas ya no se suicidará, y por lo mismo que Oscar Wilde.

    Estaba Wilde viendo correr el agua acodado sobre el pretil del puente y sentía ansias de tirarse cuando vio a un pobre que estaba junto a él mirando las ondas también. “¿Qué? ¿Está usted desesperado?”, le
 preguntó. Y él le contestó: “No, señor… Me encanta el ondulado… Yo soy peluquero.”

    –Esa contestación me quitó coraje para suicidarme.

    Es verdad que Llongueras va por ahí diciendo “Hem de cridar ben fort una nació, una selecció!” (Ein Reich, ein Volk, para que Merkel lo entienda), pero lo hace por estar en la onda.

    Y la onda ya no es la de Mas.

    Mas lo hizo “dabuten”, en opinión de Xavi, el cerebro de España, pero, una vez amortizado por falta de coraje, la misión de suicidarse la encomendará el “seny” de los Pujol a la “rauxa” de la Esquerra, que ya se tiró al río en la República.

    Hay una fuerza disgregadora, se dijo entonces: la debilidad de España.

    –Sólo cuando la casa se arruina los hermanos se dispersan.

Tony Leblanc

 
Subrayaba la comicidad condenatoria del oficio elegido, que era el disfraz que tenía el español cuando aún se trabajaba. El pícaro emergía del tipo-disfraz del oficio o se subsumía en él. En esas películas de los cincuenta Tony Leblanc era el español adaptándose a la modernidad urbana

Hughes

 -Mira qué chavala, ¡menuda pantera!

-Primero a merendar, así que a por las feas, que son las que convidan.

Esta achulapada réplica de Tony Leblanc resume su talento para ser castizo, chuleta, pícaro, tonto del bote y hasta un poquito galán, todo a la vez. Leblanc hacía de español proteico. Escribió una película, “El pobre García”, apellido de español representativo, donde decía: “Siento la publicidad en mí. Soy un publicista sui géneris” (¡el primer madmen!). El narrador sentenciaba con dulce amargura que la lucha eterna del hombre eran sus trabajos. Si en su vida llegó incluso a campeón de claqué, en el cine representó otras tantas ocupaciones y la fuente de la comicidad estaba en la gremialización de profesiones disparatadas como ser jefe de banda de atracadores o astronauta que aterrizaba en medio de un spaghetti western (“¡Pero si esto es Almería, chalao!”). Leblanc fue timador con Ozores y formó pareja de entrenadores (otra forma de tocomocho) en una de mis preferidas, “Los económicamente débiles”. Subrayaba la comicidad condenatoria del oficio elegido, que era el disfraz que tenía el español cuando aún se trabajaba. El pícaro emergía del tipo-disfraz del oficio o se subsumía en él. En esas películas de los cincuenta Tony Leblanc era el español adaptándose a la modernidad urbana.

En la tele es memorable el gag de la manzana en el programa de Íñigo. También fue algo modernísimo. Se sentaba ante el espectador y le devolvía su circunspecto mutismo en el acto simbólico, un poco hamletiano y difícil de comerse una manzana. Ese gag está lastrado quizás por los estertores de tonto o gangoso con los que aligeraba su rompedora modernidad. El gangoseo aún lo hereda Millán de Martes y Trece en forma de tic exagerado y chufletero. El tonto, la burla del tonto en nosotros mismos, pero también una forma de dar ritmo al número que tenían los cómicos. Esa intervención debió de ser sin duda uno de los primeros juegos de la televisión española con su televidente. Un juego de espejos. El español se encontraba a sí mismo en la pantalla.

El camarero y su Dios bonachón interior

Steve Franken

"Un buen camarero nunca pierde la calma, aun cuando todos a su alrededor la pierdan"

Un excelente cocinero me dijo una vez: "Esto no es para calientes". Se refería a la gastronomía y todas sus vicisitudes a cuestas. Es que cuando todo parece derrumbarse debes tomarte un tiempo para acomodar las cosas en tu cabeza y seguir. Y si puedes, irradiar tu energía celestial a tus compañeros.

Champiñones gratinados con jamón

Martes, 27 de noviembre

ÁRBITROS

Me gustaría jugar en el Real Madrid, pero no me gusta perder los partidos por culpa de un árbitro.
ZLATAN IBRAHIMOVIC

Ignacio Ruiz Quintano

lunes, 26 de noviembre de 2012

¿Cómorrr?

A Buitáker

Fair Play y Liga de Fútbol Profesional

Levante
Faltas contra el Real Madrid: 27
Faltas contra el Barcelona: 7

El Madrid en su cuadrilátero

 Juan Antonio Fernández Cristiano en la velada del sábado en San Sebastián de los Reyes

Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    El Madrid entregó la Liga en agosto, con la torrija de sus eurocoperos, y la organización la sentenció en el campo del Levante con una infamia cuyo “inri” (para el Sindicato de Camioneros: la inscripción que a modo de mofa Pilato puso sobre la cruz) fueron los premios anuales de la LFP.
    
Luego está el día a día de esta Independence League tan simpática: en Sevilla, si al Barcelona se le aparece Mateu Buen Golpe de Hoz, al Madrid se le aparece el hombre del mazo, que siempre es Arminio. Grano a grano no hace granero, pero ayuda al compañero. Hasta Xavi se ve sorprendido:
    
Nos ha sorprendido el liderazgo de Tito.

    Pero en la colchoneta de puntos culé hay mayor liderazgo de Freixa que de Tito.

    Esto prueba que en la Liga (como en la Champions, pues mandan los mismos), igual que ocurría en la época negra del boxeo que acabó con el boxeo, el Madrid, o gana por K.O. o pierde a los puntos. Por eso el Sindicato de Camioneros, para explicar las victorias del Madrid, habla de “la pegada”.

    –Con esa pegada, ¿cómo tiene valor el Madrid para quejarse de los horarios de Roures o de los árbitros de Villar?
    
Sí, pero ellos no sueltan ni a Roures ni a Villar, y contra eso en el Madrid sólo parecen sublevarse Mourinho y Cristiano, los dos que bailan el ritmo flamenco que hizo único al Madrid: excelencia y chulería (lo que el Sindicato de Camioneros llama “señorío” sólo es el tergalillo pipero del domingo).
    
El ritmo flamenco, en todos sus palos, es impar –escribió Cocteau en el amanecer del gran Madrid–. Los gitanos llevan al extremo ese culto instintivo de lo impar: las mujeres hasta cubrirse un solo hombro, los hombres hasta remangarse sólo una pernera del pantalón

El muslo chulo de Cristiano.
    
Ni cante ni baile. “El flamenco son unos aires, una forma de ser.” Son los soldados que vienen de Flandes, y al ver sus aires y sus trajes, se exclama: “¡Es un flamenco!”

    Pero el pipero es prisionero de la modestia socialdemócrata que despacha la prensa.

    La modestia, explica Bertrand Russell, vive de la envidia, y pone el ejemplo del pavo real: ninguno envidia a otro su cola, porque todo pavo real está convencido de que su cola es la más hermosa del mundo. En consecuencia, son aves muy apacibles.

¿Y lo desgraciado que sería un pavo real si se le hubiera enseñado que es malo tener buena opinión de sí mismo? Diría: “Yo no puedo creer que mi cola es mejor que aquélla, porque eso sería orgullo (chulería); pero ¡cuánto me gustaría que así fuera! ¡Ese antipático está tan convencido de su magnificencia! ¡Si le pudiera quitar alguna de sus plumas! Entonces, ya no podría soportar la comparación conmigo.”
    
Gradualmente, se establecería el principio de “pavo real con cola fina igual a mal bicho”. Eliminarían a los más hermosos, y no quedaría de las colas espléndidas más que el recuerdo.

    –Tal es la victoria de la envidia disfrazada de moralidad.
    
Cristiano ha de ser como Snoopy encaramado en el tejado de su caseta (blanca): “¿Cómo se puede ser modesto cuando se es el mejor?”

Cristiano
Diox es grande

EL BARRIO A MUERTE
    En la velada del sábado en San Sebastián de los Reyes, el púgil Juan Antonio Fernández “Cristiano” lucía en el ring un calzón que resumía la “borrachera de puños” madridista en este instante de excitación: “Cristiano” “Diox existe” “El barrio a muerte”. Los culés piden la marcha de Mou con la misma excitación que los madridistas pedían la permanencia de Gaspart. En el pilón mediático, las pirañas de vientre rojo se visten de pez doctor o Garra Rufa para comerse los callos de los pies, pero lo que roen es la Presidencia.


El barrio a muerte

En la muerte de Juan Carlos Calderón


Objetivo: No Parecer De Serrano

 Pidiendo el voto en Serrano

Por qué y cómo elige el PP sus cenas de Navidad con Rajoy. Este año, Génova ya ha confirmado que se organizará en Arganda del Rey, que toma así el testigo a Getafe y Alcorcón. "De esta forma rompemos la imagen de ser un partido para votantes de la calle Serrano".
 
 Serranilla

 Serranillo

 Serrana

Serrano a mediodía

La paz sea en Serrano

Lunes, 26 de noviembre

SOBREMESA

 -En la sobremesa, don José Ortega [y Gasset], que todo lo sabía con tanta elegancia, enloqueció a los muniqueses cuando habló de toros.
ATAÚLFO, SIGERICO... / JOSÉ MARÍA PEMÁN

Ignacio Ruiz Quintano

El camarero cocinero

Steve Franken

"Un buen camarero conoce al dedillo los ingredientes y la elaboración de cada plato de la carta"

No es lo mismo vender un carpaccio diciendo que es carne cruda a decir que son finas laminas de lomo de ternera emulsionadas con una suave vinagreta criolla. Es sólo un ejemplo tonto, pero que sirve para graficarte como comienzo hacia la profesionalización del servicio de salón que tanto necesitamos. Y utiliza Internet para buscar e investigar sobre tus dudas gastronómicas. Cierta vez le pregunté a un cocinero amigo dónde se localizaba en el animal el solomillo. Sin dudarlo, me contestó: en la nalga. Es por casos como éste que la internete se vuelve imprescindible.